Ante la tormenta represiva, solidarizar y persistir en la guerra contra el poder (Septiembre 2014 #1)

El 8 de Septiembre del 2014, un extintor relleno con pólvora negra más un sistema de relojería detonó cerca de las 14:00 Hrs. El estallido se produjo en un pasillo del centro comercial “Subcentro”, en las inmediaciones de la salida del Metro Escuela Militar dejando a varios heridos que a esa hora se encontraban transitando o almorzando por el sector, entre ellos, consumidorxs y trabajadorxs.

Tras los hechos se ha desatado una fuerte ofensiva comunicacional, una campaña policial, un sinnúmero de reuniones de inteligencia y de partidos políticos dando una vuelta más y un salto en el escenario represivo, apuntando a grupos anarquistas como responsables del hecho.

El hecho generó bastante resquemores y especulaciones, no solo por la ausencia inicial de una reivindicación sino porque también el objetivo a atacar no estaba claro para muchxs.
Por tal motivo, para comenzar a reflexionar sobre lo sucedido, creemos que es siempre importante identificar claramente al enemigo y que la violencia anárquica no dañe indiscriminadamente a cualquier persona que no sea representante del poder.
Nuestros discursos y prácticas no son pacíficos, validamos y reconocemos la violencia como una parte de la lucha contra el poder. En esta lucha, los ciudadanos son un soporte importante del funcionamiento de la sociedad del capital y la autoridad, pero la violencia minoritaria anárquica está llamada a distinguir entre quienes detentan el poder y quienes se someten al yugo de la dominación.
El ataque en el Subcentro fue reivindicado por Conspiración de las Células del Fuego (Chile), adjudicándose también un ataque al interior de un vagón del tren subterráneo ocurrido en julio pasado. En su comunicado, señalan que no era su intención dañar a consumidorxs y trabajadorxs sino que interrumpir la normalidad atacando un lugar que ellos consideraban como un centro de burgueses, para lo cual dieron un aviso previo a la policía para evacuar el lugar.
Frente a lo anterior, resulta importante la aclaración que el grupo realiza pues evita confusiones, aunque no coincidimos con la visión de que el Subcentro sea una guarida donde conspiren lxs poderosxs o que sea el tren subterráneo un medio de transporte de su exclusivo uso. Junto a esto, la experiencia a través de la historia y a lo largo del mundo hace hincapié en no confiar en la labor del enemigo a la hora de minimizar riesgos y daños a transeúntes durante este tipo de acciones.
Eso en lo que respecta al hecho en sí y su posterior reivindicación y aclaración.
Pero los hechos no se detuvieron ahí, porque el día 18 de septiembre durante la madrugada, en un gigantesco operativo policial y comunicacional, se detiene a tres compañerxs acusadxs como responsables de estas y otras acciones con artefactos explosivos.
Lxs compañerxs detenidxs, quienes rechazan los cargos, fueron: Juan Flores, Nataly Casanova y Guillermo Duran.
Tras solicitar la ampliación del plazo de detención, el día martes 23 de septiembre, la fiscalía lxs acusa de los atentados contra el Metro de los Dominicos (23 de Julio), Dos comisarias (11 de Agosto) ,el Subcentro (8 de Septiembre) y tenencia de pólvora negra. Todo esto bajo ley antiterrorista. Juan y Nataly quedaron con 10 meses de prisión preventiva, mientras dura la investigación y Guillermo con arresto domiciliar.

Al ser este un debate entre compañerxs, no nos posicionamos como jueces, y por supuesto que tampoco nos interesa si lxs compañerxs son o no culpables de lo que se les acusa. Y si bien guardamos cierta distancia con las acciones en el tren subterráneo y el Subcentro, hoy nuestra prioridad es la solidaridad con lxs compañerxs arrestadxs, ante la maquinaria represiva que hoy tiene a los poderosos afilando colmillos y largas condenas.

Hacemos un llamado a que la solidaridad no se esconda, no se detenga ni se entrampe. Que lxs compañerxs sientan la acción solidaria hoy es una urgencia, en la que cada gesto aporta y cada unx cuenta. Así históricamente hemos actuado lxs compañerxs antiautoritarixs que no reconocemos ni fronteras, ni sentencias judiciales ni nos escondemos ante las amenazas del poder.

Hoy asistimos a una restructuración de los distintos organismos de inteligencia y del entramado represivo. Desde el poder surgen modificaciones a la ley antiterrorista volviendo a configurarse como en la década de los 90, tratándose de una continuación de las políticas de contrainsurgencia desde el estado democrático. Así, analizar otras experiencias en la historia y en otros lugares, sirve para enfrentar las prácticas de la represión y de los organismos de inteligencia, sin nunca observar ni actuar desde una visión victimista o reformista.

El llamado continúa siendo a mantener la discusión entre afines, fortalecer las comunidades de lucha para combatir el terror impuesto desde la policía, la prensa y el poder.

Seamos capaces de enfrentar la tormenta represiva, solidarizar y persistir en la guerra contra el poder. No temamos ni a las estrategias de inteligencia de la policía ni de la prensa…afirmémonos en nuestras convicciones armándonos en nuestras negaciones.

Solidaridad con Juan, Nataly, Guillermo y todxs lxs presxs de la guerra contra el poder.
Contra toda autoridad, Guerra Social…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s